Mundodisco está de luto

Hoy nos ha dejado el genial, el incomparable, el maestro de la sátira fantástica, Terry Pratchett. A los sesenta y seis años, rodeado de su familia y con su gato en su regazo, como todos esperamos que fuera su deseo. Nos deja de herencia al mundo entero sus increíbles e inimitables novelas plagadas de magos burócratas, guardias de ciudad ineptos, bárbaros octogenarios, brujas “cabezólogas” y un sinfín de personajes de los que dejan huella.

 

Terry Pratchett Discworld Mundodisco homenaje Terry Pratchett

 

Con toda seguridad (y como cuenta en sus novelas, dado que siempre fue un Mago con mayúsculas, de los de enorme importancia) una figura alta, encapuchada y vestida de negro acudió personalmente a su lecho para decirle que YA ERA LA HORA. Él miraría hacia atrás, al cuerpo que deja en este mundo aburridamente esférico, y se marcharía intentando explicarle a la Muerte algún chiste…

TE ECHAREMOS DE MENOS, MAESTRO

Anuncios

El Rincón del Escriba

Después de una pequeña temporada sin tener tiempo para estar con vosotros, hoy os vamos a recomendar otro libro de Terry Prattchet. Ni más ni menos que un libro de vampiros. Pero obviamente, siendo el autor quien es, no se trata de una novela de vampiros cualquiera.

9788499080024

Entre las páginas de este libro encontraréis una familia de vampiros (o mejor dicho, vampyros) que intentan dejar atrás los convencionalismos típicos del género. También veréis un rey muy particular (que anteriormente fue bufón del reino), una futura reina que antes fue bruja ¡e incluso un Igor auténtico).  Los que ya conocéis a Terry Prattchet, no necesitáis saber nada más. Y los demás, si de verdad queréis echaros unas risas a costa de romper tópicos y un humor muy incisivo, ya estáis tardando.

Consejos de Bardo: Los tópicos

Llegamos a un tema polémico y difícil: los tópicos. Lo que se puede decir de ellos es: ¡evítalos!, evítalos todo lo que puedas. Y, cuando ya tengas experiencia escribiendo, aprende a usarlos.

Es un poco como el estilo de Kung-Fu del Mono Borracho: los profanos que lo ven en acción creen que es fácil hacer ese montón de movimientos erráticos y sin sentido aparente, pero hace falta una enorme maestría y una larga práctica para poder hacerlos con efectividad.

¿A qué viene este revuelo? Pues bien, los tópicos son, por definición, esos temas, personajes, lugares y descripciones que se han repetido ya un montón de veces. El bárbaro rudo que siente desconfianza hacia la magia, el brujo delgado, reseco y solitario, el tirano sentado omnipotente sobre su trono, el castillo en ruinas rodeado por un fétido pantano… Todos ellos tienen una ventaja, y es que el lector captura pronto la esencia del personaje o del lugar. Pero también tienen una desventaja, y es que el lector captura demasiado pronto la esencia del personaje o del lugar. Ya lo ha visto antes. Es “otro brujo”, “otro bárbaro”, “otro castillo en ruinas” más.

Esto no es bueno. Saber las cosas por adelantado quita emoción. Los protagonistas se vuelven predecibles. No sirve de nada decir que el bárbaro es rubio en lugar de moreno. Es la misma película con otros protagonistas. Y cuando el lector está convencido de que sabe qué va a pasar, la narración pierde puntos. Por eso, EVITA LOS TÓPICOS todo lo que puedas. Si te ves obligado a utilizarlos, dales toda la personalidad propia que puedas. Cuando uno lee sobre Gandalf por primera vez, puede pensar que es “otro mago de larga barba blanca más”, pero Tolkien consigue darle una historia, un carácter y un toque muy especial, que hacen de él un personaje inolvidable. Repetimos, evítalos siempre que puedas.

Pero, y atención porque ahora viene la parte interesante, los tópicos tienen otra ventaja: el lector cree que captura demasiado pronto la esencia del personaje o del lugar. Utilizados con inteligencia, los tópicos pueden ser una herramienta sorprendente y tremendamente útil. Nada impacta más que dar una vuelta de tuerca a lo que todo el mundo cree que conoce a fondo. Usado inteligentemente, este recurso literario resulta demoledor. Quien lee por primera vez sobre Elric, de Michael Moorcock, puede pensar que se trata de “otro héroe con espada superpoderosa más”. Pero ¿y si la espada no es una Excalibur como otras cien, sino un implacable demonio que se alimenta de las almas de aquellos a los que mata y que crea a su portador una dependencia como la de un drogadicto hacia su droga? Tampoco podemos dejar de mencionar a otro autor genial – ¡aunque en una línea muy distinta a Moorcock! – que ha sabido aprovecharse de los tópicos. Terry Pratchet sabe parodiar todos esos convencionalismos de la literatura fantástica: magos de largas barbas (que se comportan más como burócratas que como hechiceros), bárbaros legendarios con espadas y ropas de cuero (que están ya octogenarios), guardias de la ciudad no particularmente eficaces (que se esconden en los soportales para fumarse un pitillo), y así muchos más. Es como hacer los tópicos tan tópicos que resulten risibles.

 ¿Entiendes ahora? Evita los tópicos hasta que sepas cómo usarlos. Muchos se creen que saben hacerlo, solo para acabar dando personajes y situaciones que parecen hechos en serie junto a dos mil más. A veces es inevitable que se nos escape alguno, pero hay que mantenerlos al mínimo. Y cuando sepas cómo darle la vuelta a un tópico ¡adelante!

El Rincón del Escriba

No es exactamente fantasía épica, aunque todo un reino esté al borde del desastre. Y los héroes son la guardia de la ciudad (que no está formada precisamente por guerreros) y aparece un enano (sólo técnicamente, porque mide metro ochenta y no tiene barba). Hay peleas (de taberna), magia (o algo parecido) y hasta un dragón. Pero en realidad todo el mundo sabe que los dragones no existen…

Si algún autor destaca parodiando las historias de fantasía heroica es sin duda Terry Pratchett. De su vasta bibliografía se han traducido al castellano más de treinta libros, a cada cual más desternillante. Sus obras son inteligentes, amenas, mordaces y sobre todo increíblemente divertidas. Si nunca has leído algo suyo, tienes algo pendiente. No será este el último libro de este autor que recomendemos en este blog.